18°
Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
SAN FERNANDO - TIGRE

El drama por los cortes de Edenor en el Delta: Pérdidas, robos y desidia en las islas

Vecinos de San Fernando y Tigre sufren un verdadero calvario por los reiterados cortes de luz en la región. Los usuarios denuncian ausencia total de la empresa y facturas que promedian los 4 mil pesos. Desde los riesgos en la salud hasta la ola de asaltos.

Miles de vecinos de las islas del Delta, en los municipios de Tigre y San Fernando, se ven afectados por los cortes de electricidad que modifican la vida cotidiana de la población y, a su vez, toda la actividad comercial y turística de la zona. No es la primera vez que estas personas buscan visibilizar la problemática pero el drama cada vez se acentúa más y la sensación en la zona es que “la gente está por explotar”.

Dentro de las áreas afectadas está la sección 1º, 2º y 3º. Los vecinos denunciaron que los cortes duran, como mínimo, un día, pero que el promedio es estar tres días sin electricidad, con el riesgo de que la falla eléctrica se extienda por semanas en algunas zonas del Delta. También, contaron que se acentúan ante cualquier tipo de situación: lluvia, viento, tormenta eléctrica, crecidas, caídas de árboles.

“Dos veces por semana sufrimos estos cortes. A veces son de 24 horas y otras veces pueden llegar a prolongarse por dos o tres días. En diciembre estuvimos 20 días sin suministro eléctrico por un rayo que prendió fuego los medidores”, explicó a ZonaNorteHoy.com, Sabrina Luna, periodista de Fm Open Tigre 99.3 y una de las referente de los vecinos del Delta.   

La mujer contó que el pasado 22 de enero los usuarios encabezaron una marcha hasta la oficina regional de Edenor en San Fernando, donde acudieron para pedir respuestas. Allí fueron  recibidos la sub gerenta, Marta Ibáñez y el encargado de prensa de compañía eléctrica, Nicolás Vergara, pero las explicaciones que les brindaron fueron realmente insólitas. 

“La respuesta que nos dieron a los vecinos que llevábamos semanas sin luz fue graciosa. Nos dijeron que los reportes de cortes y de baja tensión eran en realidad una buena señal, porque eso significaba que el sensor instalado en la zona estaba funcionando”, relató Sabrina, quien calificó la explicación como “una bruta tomada de pelo para todos los vecinos”.

“Esto es una desidia total. Frente a los cortes de luz no nos brindan ninguna solución, ni generadores, ni insumos, ni nada. En la isla somos electrodependientes y sin luz no podemos cargar los tanques de las casas. O sea que si nos quedamos sin energía eléctrica, también nos quedamos sin agua”, graficó la vecina, quien añadió: “Con este calor no tenemos refrigeración, no tenemos agua fría para hidratarnos, tenemos que tirar alimentos porque se echan a perder”.

De acuerdo a lo que contó la isleña, “los cortes llegan sin previo aviso y sin tormenta que pudieran ocasionar algún tipo de daños”. “Son en cualquier momento y pueden durar días o semanas. Cuando la energía vuelve, vuelve con mucha tensión, lo que provoca que queme aparatos electrónicos o como en mi caso, que se me quemó la bomba de agua y tuve que cambiarla”, describió. 

Además, el procedimiento para cada corte de luz es tan tedioso como inútil: “Primero tenemos que llamar al número de emergencias para dejar asentado el reclamo, donde nunca hay respuestas, y luego tenemos que acudir a las oficinas de la empresa, en San Fernando, donde tampoco nos ofrecen una solución”.   

“Ante una emergencia, Defensa Civil tampoco se hace presente y la Delegación municipal demora en brindar asistencia. Es todo una cadena de irregularidades”, comentó Sabrina, quien señaló que “las marchas que hicimos a Edenor tampoco nos sirven: “Vamos, gastamos energías, nos morimos de calor y nunca nos dan respuestas. Es una total pérdida de tiempo”.

En algunos casos, la falta de suministro eléctrico se transformó en un verdadero calvario y hasta un serio riesgo para la salud de los vecinos. “Tenemos una vecina de 90 años que estuvo sin luz, con 40 grados de calor, y toda la familia tuvo que movilizarse y dejar de trabajar para ir a buscarla y llevarla a otro lugar”, detalló. 

Algo aún más grave es lo que suele padecer una pequeña que reside en la primera sección de las islas, a quince minutos del centro de Tigre. “Hay una nena que es electrodependiente y que su familia tuvo que adquirir un generador eléctrico porque la chiquita no puede estar desconectada en ningún momento”.

Además de todos los inconvenientes que deben padecer los isleños a raíz de los cortes de luz, su suerte tampoco escapa a la del resto de los argentinos: La inseguridad. “Los robos que hay acá son terrible. Sin ir más lejos, esta semana por la madrugada se escucharon tiros y el ladrido de los perros, por lo que creemos que en alguna casa se habrán metido”.

Según lo que precisó Luna, muchos delincuentes aprovechan las interrupciones en el servicio eléctrico y salen a robar por la zona, aprovechando la oscuridad y la ausencia de los moradores: “Acá hay mucha gente que solamente viene los fines de semana y las casas quedan solas, por eso los rateritos aprovechan los cortes para entrar a las casas”.

Sabrina, que desde hace tiempo utiliza sus redes sociales para intentar visibilizar el problema, consideró que “las autoridades no toman real dimensión de lo que pasa en las islas cuando no hay luz”. “No tenemos el respaldo ni el apoyo de nadie”, lamentó.

Por otra parte, la activista reveló las cifras de las abultadas facturas que deben pagar los isleños, que necesitan de la luz como un recurso indispensable: “Las boletas que llegan son de un promedio de 4 mil pesos. En mi caso vivo sola y ni siquiera tengo televisor. Imagináte la gente que vive con hijos. Es una locura porque te cobran como zona residencial, a pesar de la carencia de servicios que tenemos”.

Finalmente, Luna reclamó una solución definitiva a las autoridades locales y confesó un sentimiento que envuelve a todos los vecinos de la región: El abandono absoluto por parte de la empresa prestataria y la falta de apoyo de las autoridades políticas. “Sentimos que el vecino isleño solo sirve para ir, dejar el voto y nada más”, concluyó.

Comentarios Libres