18°
Lunes 17 de Junio de  2019  | 11:48 hs - Edición Nº 4191
Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
ESCOBAR

La Municipalidad comenzó con la primera etapa de la puesta en valor de Tapia de Cruz y de la calle Colón en el centro de Belén de Escobar

En Belén de Escobar, la Municipalidad comenzó con la primera etapa de la obra de puesta en valor de un tramo de la avenida Tapia de Cruz y otro de la calle Colón, que consiste en la reconstrucción de las veredas y la repavimentación de la calzada para su posterior nivelación, con una estética similar a la zona peatonal que la actual gestión realizó sobre Hipólito Yrigoyen.

De esta manera, se da continuidad a las reformas integrales ejecutadas en la terminal Spadaccini y en el paseo comercial de la calle Rivadavia, además de jerarquizar el área de la nueva plaza de la Estación.

“Esta obra representa una mejora en la circulación de los vehículos y en el desagüe de las calles, y favorece una mayor actividad comercial, ya que el embellecimiento de la zona atrae a personas que visitan el lugar y que consumen los distintos productos que los locales ofrecen. En época de vacaciones, la Municipalidad sigue profundizando las reformas estructurales para mejorar de manera integral la ciudad cabecera de nuestro distrito”, manifestó el intendente interino, Pablo Ramos, quien recorrió la obra acompañado por el secretario de Gobierno, Javier Rehl, el secretario de Planificación e Infraestructura, Diego Benítez, y demás funcionarios municipales.

Los trabajos abarcan un total de 2660 metros cuadrados y comprenden la repavimentación de Tapia de Cruz, entre las vías del ferrocarril y Colón, y Colón desde Tapia de Cruz hasta Travi. Además, en dichos tramos, se efectuará la reconstrucción de las veredas, incluyendo la cuadra de Tapia de Cruz entre Colón y Mitre.

El pavimento articulado que se aplica, consiste en una capa de rodamiento conformada por elementos uniformes macizos de hormigón, que manteniendo la dureza propia de dicho material, se comporta como un pavimento flexible. Luego se colocan adoquines intertrabados con un procedimiento especial cuyo fin es evitar desplazamientos y que mediante un cordón de hormigón también funcionan como soporte de la rejilla del desagüe pluvial. Asimismo, la textura del pavimento tiene características anti derrapantes para evitar el riesgo de deslizamiento de los vehículos sobre superficies húmedas, y resulta un limitador natural de la velocidad, ideal para zonas muy transitadas.

Por su parte, ya están por finalizarse 1100 metros cuadrados de veredas de baldosones graníticos sobre Tapia de Cruz, entre las vías y Mitre. Próximamente se ejecutará el mismo trabajo sobre la calle Colón, donde dichas baldosas se ubicarán en las franjas de árboles y se delimitarán nuevos sectores para las paradas de colectivos, kioscos de diarios, bancos y bicicleteros. En cada esquina, además, se construirán rampas de hormigón para discapacitados.

Comentarios Libres